martes, 28 de noviembre de 2006

¿El destino?

foto creación familiar



De las cuatro cajas que quedaban por abrir, una guardaba el secreto. Agapito Luna no tenía idea de tal acontecimiento si no qué progresivamente iba abriendo cajas en aquel almacén (una tras otra) preguntándose si su labor tenía algún sentido. Cierto es que de pequeño Agapito no dejó un rincón en su casa sin registrar y su madre, cansada de ordenar el desorden de Agapito, puso bombillas de máxima potencia conectadas de tal manera, que, en el momento que se abriesen puertas, cortinas, cajones, o cualquier ente, forma, u obstáculo que ocultase el hueco, los rincones y resquicios de éstos quedasen plenamente iluminados.
Ahora, Agapito Luna, cansado busca el sentido su trabajo, de tantos almacenes y estanterías rellenas con las porcelanas de las cajas, pero justo al abrir la penúltima se oyó tal estruendo, que los trozos de Agapito salpicaron el destino.





© Copyright.2005-2006.Inma Valdivia. Todos los derechos reservados.
blog-feed.g?blogID=20080040

2 comentarios:

Nahira dijo...

Siempre tratamos de buscarle el sentido a las cosas que hacemos, a veces lo encontramos, otras no, pero creo que siempre lo tiene por más que no lo descubramos.

Realmente me encantan tus escritos Inma, un beso y muchos cariños!

byrongio dijo...

Y no por mucho madrugar amanece mas temprano, los cuidados de la madre no fueron nada cuando el destino dijo hasta nomás llegaste agapito, es una forma de ver nomás no?

Abrazo grande estimada Inma