lunes, 29 de enero de 2007

LIDIANDO CON LA VIDA ( a mi madre)

foto creación familiar





Se sentía orgullosa porque le dijeron que a poco de nacer se acercó a la vida resguardada entre las pajas del pesebre que había en Los Molinos Nuevos (entre la calle La Cruz y Pinichi) donde su madre la dejaba, para tenerla cerca, mientras acompañaba al marido en las tareas del aceite. Quizás fuese cosa de su piel extremadamente blanca, la luna reluciente, o el fulgor de algún hada las que hicieron a la madre remover los resortes de la naturaleza para protegerla.

No se equivocaba, porque su hija, aquel cachito de carne, traía bajo el brazo todas las fragilidades del cuerpo juntas, por lo que Maria fue creciendo en la lucha inequívoca donde las acometidas de la enfermedad nacen fermentadas de espermas, miel, y sol, pleiteando con la muerte y la vida más allá del lindero de la inteligencia.

Quién pasa enero pasa el año entero –dijo – en un enero precoz de 52 días que se le atragantaba como navajas que descorrían el velo de febrero.

Sé que hoy, a sus 84 años, sus huesos cansados de ejercitar la paciencia rayan a doblegarse, y aunque sus ojos vivos como las liebres le infunda resistencia, a mi, que toda la vida la he estado cuidando, sus pulmones entristecidos se me clavan, sembrando temores en mi alma.





© Copyright.2005-2007 Inma Valdivia. Todos los derechos reservados.
blog-feed.g?blogID=20080040

7 comentarios:

Marcelo dijo...

El lazo de amor mas fuerte. Es esa persona que nos da vida y es capaz de quitarse la suya con tal de que a nosotros nada malo nos ocurra.
El amor hacia una madre es especial, es único.

Abrazo!

byrongio dijo...

84 años es mucho tiempo si lo decimos por decir, pero al mirar a nuestros seres queridos quienes en otro tiempo eran el doble de fuertes y vitales que nosotros de ahora, pues los números se pierden en la ternura de mirar aquellos ojitos que aún ahora nos miran como si fueramos unos niños de brazo :)

Un abrazo grande para usted mi querida Inma y otra mas grande para su señora mamá

Yop

Nahira dijo...

Cuesta mucho ver como las personas que tanto queremos no andan bien, realmente es entendible y por eso te mando un abrazo y beso grande, esperando que tu mamá ande mejor a pesar de sus años, ya que por lo visto en la foto es una mujer hermosa!

Muchos cariños querida Inma!!

narbona dijo...

Tan solo se me ocurre enviarte un fuerte abrazo... cuídense...¡¡¡

Jorsh dijo...

Interesante, muy interesante.
Un abrazo...
Jorsh

Jorsh dijo...

Interesante, muy interesante.
Un abrazo...
Jorsh

INMA VALDIVIA dijo...

marcelo... hasta que no somos padres no alcanzamos a comprender la dimensión de su significado, máxime cuando en vez de ser padre se es madre (lo digo por la parte que me toca)
Espero seguirte viendo por aquí.
Saludos cordiales


Byrongyo... No porque sea mi madre, sino porque es una mujer fuera de serie, ¡ojalá yo poseyera su memmoria!, y la verdad es que sí, que a sus 84 años aún tiene los ojos vivos, despiertos, con una lucidez que más de un joven le gustaría tener.
Retomo la rutina.
Abrazos en la lejanía

nahira... mi no olvidada nahira. Baches (por ahora superados) y que dure mucho tiempo estas aguas calmadas que parecen afianzarse.
Besos cruzando continentes.

narbona... siempre son bienvenidas tus palabras de aliento, no hace falta decirte que el aprecio es reciproco.
Un abrazo para tí y tus letras

Jorsh...¡hombre! ¿nuevamente por aquí?no sabes la alegria que me ha dado reencontrar tu visita, aprovecho para enlazarte con ésta nueva dirección.
saludos con reencontros largos