domingo, 14 de octubre de 2007

Matrimonio compulsivo de Meter y Bobby Farrelly, YO DENUNCIO

Sabiendo que las risas, el desdramatizar los problemas y la confrontación de situaciones descabelladas alisan asperezas y aumentan la producción de adrenalina, más de un sábado mi marido y yo los empleamos en ir al cine a una de esas películas de humor y banal, donde descargar nuestras carcajadas o la mejor de las sonrisas. La censura, la lógica y el escandalizarse los dejamos a buen recaudo (y bajo llave) dentro del coche en cualquier rinconcito del parking.

Pero amiga/o la dignidad y el ser mujer no calzan por igual y hoy me entristece más que nunca que ninguna institución haya salido a la palestra para defender los intereses de más de la mitad de la población, es decir de las mujeres madres, hermanas, abuelas, hijas…

¿Cómo se permite la escena de una muchachita aterrada porque tras ella hay un burro con las patas en lo alto de sus hombros y el miembro fuera intentando montarla, y por delante, el hombre que hay la sujeta para que no se escape? ¿Dónde la gracia y la risa? ¿En qué civilización vivimos que aún está pendiente de calificar “si de mayores o menores”?

Fue un flash, un plis-plas, leve, rápido, casi un mensaje subliminal, una escena sin sentido con todo el sentido, ya no machista, si no repulsiva y denigrante, que hiere, ofende y agravia a todas las mujeres, o a cualquier padre por muy insensible que sea. Animal y hombre representando forzar a una jovencita como espectáculo digno de carcajadas cuando la humilladicón y el repudio debiera ser unánime.

¿Qué dirían El Defensor del Pueblo, el Instituto de la Mujer, los Servicios Sociales o cualquier institución si una mujer sujetase a un muchachito mientras el burro intenta montarlo?

Hoy la indignación me arroja a la denuncia preguntándome ¿Cómo es posible que se esté en contra de la violencia hacia las mujeres y aún se sigan proyectando estas imágenes en un país ¿civilizado? como el nuestro?
¿Hasta qué punto no incita a la violencia contra las mujeres? Así que se critica un anuncio de moda de la colección de Armani y esto se proyecta en todas las salas de cine. No lo comprendo, verdaderamente NO LO COMPRENDO
© Copyright.2005-2007 Inma Valdivia. Todos los derechos reservados.
blog-feed.g?blogID=20080040

4 comentarios:

Nahira dijo...

Realmente no se comprende y es que aunque no haya visto esa escena, el solo imaginarla me indigna también, y es que no se puede creer!, donde está la gracia de ver denigrada a una mujer?. Comparto totalmente esta denuncia, un beso grande querida Inma!

INMA VALDIVIA dijo...

nahira... qué alegria verte por aquí, es más si me apuras, ese tipo de denigración creo que es intencionada hacia todos los latinos ya que el hombre y la jovencita humillada estaban vestidos de mexicanos.
Aprovecho para informarte que de un tiempo a esta parte no puedo entrar vuestro glog, siempre se queda pillado el ordenador y he de desconectarlo.
Por favor, avísame si consideras solventados esos problemas técnicos.
Dá muchos saludos a byrongio y vayan para tí mis mejores deseos traspasando los continentes.

narbona dijo...

Hola Inma. Además de agradecer tu interés y tu visita, decirte que te envié esta mañana un correo a tu dirección de eskatya. Pero no sé si es tu correo actual. Ya me dirás.

Mis saludos.

MEF. dijo...

Excelente ..cuando se tiene un don como el tuyo,no solo se crea,tambien se llama la atencion a determinadas situaciones,el talento al servicio de los demas.