lunes, 2 de junio de 2008

La “chapita” y la naturaleza

Lisboa foto creación familiar



Cualquier tiempo es bueno para que miles de internautas transiten por la red curioseando, creando, o simplemente comunicándose, paradigma de una era donde imagen y letras se adueñan de la información.

Ocurre cualquier día, sin fecha fija ni precedentes, da igual el frío o el sol, el viento o el agua, éste mundo no tiene estaciones ni solsticios, este mundo no se rige por el Astro Rey ni por su calendario apócrifo encerrado en meses con días de 24 horas, y horas de 60 minutos, más bien la combinación de microchips, protones y electrones, administrados convenientemente con otros elementos erigen ventanas a la comunicación entre todos los seres de la tierra como si de una Gran Torre de Babel se tratara sin importar las lenguas. Personas nunca vistas que a la sombra de un teclado tejen testimonios tan ricos y variopintos como el propio ser humano.

Inesperadamente y sin previo aviso salta la libre, una liebre alocada con orejas saltarinas que en menos que canta el gallo te dejan tirado como un Cólico Nefrítico, la hemorragia de una Ulcera de Estómago o un Síncope Vasovagal. “Es una chapita que está mala” me dijo el técnico, una chapita que hacía que se desconfigurasen todos los archivos de Internet cada vez que los instalaban. Casi dos semanas sin actualizar Rengloneando Libretas ni leer a los amigos cibernéticos.


Ya con la chapita en su sitio, hoy noto los dedos entorpecidos y la mente enquistada, y al arrullo de la sinfonía de Zamfir, con su Romania Forever, recuerdo ahora mientras emprendo este arrabal de letras, que en el periódico de Abril de Sierra Sur Información, en la sección Personajes del Mes, que han entrevistado a mi hermano Francisco Valdivia. Encabezando el artículo “El escultor que consigue dar vida a las piedras” quedando ilustrado el mismo con algunas fotos de sus obras; y que por mi parte, no sólo he tenido la fortuna de que me diesen El Tercer Premio de Poesía en la Ciudad de Cantillana, si no que además, la naturaleza, con el imprevisto Cólico Nefrítico de la noche del sábado, se ha empeñado en que no olvide que hay carnes y dolencias bajo todas las apariencias heroicas.


© Copyright.2005-2008 Inma Valdivia. Todos los derechos reservados.
blog-feed.g?blogID=20080040

4 comentarios:

América dijo...

Amiga...Que gusto volverte a leer,ya pensaba yo,que quizás era tu libro quien e mantenia alejada de tus lectores,puesta la chapita donde va,todo parece tomar su cauce
en cuanto a tu hermano el arte parece abrazarlos con fuerza,felicitaciones,...En enhorabuena por tan merecido premio a pesar de tu malestar,pero como de una pieza lo recibistes...
Así que tomemos té de yerbabuena,
a tu salud y que sigas cosechando éxitos................

INMA VALDIVIA dijo...

Mi querida America, teé con hierbabuna para todos, jeje, hoy le agregmos pastitas, que estamos de celebraciones.
Un beso desde esta tierra amiga.

narbona dijo...

Pues por aquí ando "fisgoneando" renglones, cuando me entero, un poco tarde de que te dieron un premio de poesía en Cantillana... es lo que tiene el verano, que a todos nos despista con tantas idas y venidas. Así que, aunque un poco tarde, mis felicitaciones, mi querida amiga.
Respecto a la "chapita", es lo que tiene de miseria la grandeza de una tecnología que permite umbrales de comunicación como nunca antes tuvimos. Asumelo (a mi me cuesta cuando tengo algún inconveniente o percance técnico cómo no puedes imaginar) como un "daño colateral" a veces ineludible.
Piedras y letras... resultado de una genética compartida de creatividad.
Saludos literarios, Inma.

INMA VALDIVIA dijo...

Compartir es para mi la esencia de los concursos literarios amigo narbona, compartir letras con otras letras, en este caso letras de mujer con otras mujeres.
´Con respecto a las piedras ¡Oh! las piedras... El día que estén terminadas las piedras... el día que se inauguren las piedras... sonaran trompetas mediaticas y temblaran los cimientos de Andalucia, ya lo vereis amigo, ya lo vereis.
Un saludo literario amigo narbona.