jueves, 14 de septiembre de 2006

La selva fria













Por mucho escorpión que aparezca desnudo o asome amenazante de las piedras; con un puñal y leche de cabra dibujo en el horizonte. Y bajo heridas viejas, donde la luz se abre con su tenue incertidumbre, saboreo el aroma de la tarde.

Sé que no te gustan mis palabras- digo- Qué te devuelvo, misteriosamente, lamentos de otro tiempo donde nuestras vidas quedaron sesgadas con la siega de otras vidas que complementaban nuestro origen y designio.

Tú, agachas la frente pretendiendo olvidar y temeroso al mismo tiempo.

A la espera está la selva fría de camas y batas blancas. Y con voz firme, a media luz, grito por las escaleras: ¡Te quiero! Tú espérame, qué yo regreso.



© Copyright Inma Valdivia. Todos los derechos reservados
blog-feed.g?blogID=20080040

2 comentarios:

byrongio dijo...

Me acorde del tema de Mana "El muelle de san blass" :)

Nahira dijo...

Que difícil es esperar cuando se quiere a alguien.

Muy lindo escrito, un gran saludo!