lunes, 17 de diciembre de 2007

Nacidos en Osuna.Cronica de una familia:

Osuna 2007. fotos creación familiar







En El Rincón del la Victoria, Rafael (primogénito de la familia), se inquietaba mirando a Maribel (su mujer) pintarse los labios frente al espejo.

- ¡Mira qué eres chinche! –exclamo ella – Espera qué me ponga un poco de perfume...
- ¡Monsa! – gruñía Rafael pensando en su otro hijo, Dani, que tenía una entrevista trabajo – ¡Qué te queda hija…! Tanto insistirle a mi hermana en que no llegue tarde, y verás tú como somos los últimos.

Sin embargo en Antequera, Carmela con su hijo Juan Manuel y la señora de éste esperaban impacientes la llegada desde Granada de Albertito el grande (como solían decirles sus tíos) que también venía con Ángela, su mujer, una chilena con la cabeza bien amueblada que no tuvo la dicha de conocer a su suegro Juan María, porque hacía 11 años que había desaparecido por un derrame cerebral

Entre tanto en Osuna:

Pepe Luís estrenaba kilos menos y considerando que tenía toda la mañana por delante, aprovechó para hacer unas cosillas (diseñar joyas) no sin antes dejar bien claro el encargo a su mujer y su hija:

- A las dos en punto vengo por vosotras. Virgínia, ya sabes, qué Maite esté preparada. ¡Qué le vamos ha hacer! –decía lastimeramente- No siempre se puede tener todo, nuestras hijas Roció desde Birmingham y Viryi desde Madrid vendrán dentro de unos días, lástima que hoy no puedan estar con nosotros .
Osuna 2007.foto creación familiar

Francisco por su parte qué disfrutaba con su trabajo haciendo esculturas en El Coto de Las Canteras, ahora recogía las herramientas del arreglo que se traía entre manos: la fachada de su casa. Labor destinada a fines de semanas, fue entonces cuando Rosarito, su mujer, se asomó arreglada por el balcón insistiendo:

- Ya tienes el baño para ti solito. La Rosa Mari ha llamado, dice que lleva a la suegra al hospital y que no puede venir, el Moi y la Vero ya están listos, tú eres el que faltas.
- ¡Tranquila!- exclamo parsimoniosamente - Todavía tiene que venir el novio de la Vero. ¿Es grave lo de la suegra de la Rosa Mari?
- Dice qué está muy floja y tiene vómitos. ¡Ah! También ha llamado el Juanjo, dice que él irá directamente porque está terminando de grabar con la cámara ese encargo que te contó.

Y en la Calle Antequera, Feli se apresuró en poner la que sería la última lavadora antes de arreglarse. Un pensamiento se le escapo hacia su marido Miguel Ángel que le faltaba desde hacía 22 año, tantos como los que tenía su hijo al que no conoció y al que ella le puso el mismo nombre:

- Miguel hijo, - al verlo tirado en el sofá - arregla por lo menos tu cuarto. ¡Hijo, te vas a poner tonto con tanta tele!

Pero lo que ninguno imaginaban es que desde Arahal, Inma y su marido Francisco José en vez de arreglarse, a las ocho de la mañana iban camino de Utrera a pasar la ITV. A 14 km el coche viejo dejó de responder. Un humo intenso empezó a salir por el capó antes de quedar parado en seco. La aguja e la temperatura estaba al rojo vivo. Ellos salieron rápidamente habiendo quietado la llave de contacto. Aquello tenía planta de arder en cualquier momento, debían alejarse. Luego llamaron a la grúa llegando a su casa apenas sin tiempo de arreglarse. Violeta y Estela ya estaban listas y antes de marchar recogieron al novio de Estela. Media hora más tarde salieron los padres:

- Llama a Liberto – señaló Francisco José – ¡A qué va a esperar ese niño!
- Estoy comprando los grifos – explicaba el muchacho por teléfono- Un cuarto de hora, sólo eso, quince minutos y ya salgo con mi novia. ¡Parece que no sabéis qué me caso en marzo…! No pasa nada por llegar algo más tarde mamá.

No obstante en Los Palacios, Benjamín inquieto rebosaba de satisfacción porque aunque ya estaban allí sus hijos Jorge y Roben, que se casaron precozmente, y los tres nietecitos fueran un encanto, se lo comían los nervios:

- ¡Valle! – Ordenaba a su mujer desde la calle mientras limpiaba el limpiaparabrisas del coche- ¡Ven Valle! Ahora mismo te llegas por Soraya y el novio ¡Y esta niña…! Para estar con la familia no hay que arreglarse tanto…!
Pero en el coche de Alberto donde hacía media hora que salieron de Alfarnate, Regina (su mujer), y sus dos hijos Alberto y Fátima no pudieron evitar esbozar una sonrisa al escuchar:

- Por la hora que es, vamos bien de tiempo. Ji Ji Ji Ji - decía Alberto padre apretando el volante- verás la cara qué pone Rafael cuando descubra que el último de la familia llega el primero.

A la una en punto del medio día del 15 de diciembre de 2007 todos estaban devorando kilómetros de carretera excepto los de Osuna, el restaurante Villa Ducal había sido el sitio señalado para aquel evento. Uno tras otros fuimos llegando, como todos los años por estas fechas, al lugar previamente establecido. No tenía porque ser el 25 de diciembre, aunque mayoritariamente se procuraba que la fecha fuese próxima, hubo años que por circunstancias de algunos hubo que hacerse la comida familiar en verano o primavera.. Lo importante era no romper la costumbre. Un día al año: TODOS JUNTOS. Lloviera o ventease, con penas o con alegrías, y este era el año en que por primera vez ninguno de los progenitores estarían presentes por lo que a algún que otro hijo se le pasó por la cabeza ciertos temores. Todos sabían que ellos iban a asistir pero temían que algún sobrino se descolgara.

La gran sala, platos y copas lista para cuarenta comensales, estaba preparada y Ortega, camarero habitual de todos los años, atendió con agrado a ésta familia a sabiendas de que continuarían con ese rito instaurado por sus padres.

Tras los postres hubo brindis de champán en honor a los ausentes y el espíritu de La María, o La Abuela (como solían decirle a la madre) agrrando de la mano a su Juanito, merodeó por el salón emocionando y en forma de modestas: aceitunas gordales, tarrinas de carne membrillo o participaciones de lotería, quedándose acordado habilitar un libro de firmas que se irá pasando por primera vez este año para dejar constancia de los asistentes, instaurándolo como tradición para el encuentro familiar de los años venideros. ¡Ah! Por los pequeñines firmarián los padres hasta que supiesen hacerlo ellos mismos.
Los nombres de los mis hermanos, resaltados en negritas, se han escrito cronológicamente por orden de nacimiento junto a sus parejas respectivas y descendencia.


© Copyright.2005-2007 Inma Valdivia. Todos los derechos reservados.
blog-feed.g?blogID=20080040

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Porque una Navidad en familia,es el mayor regalo del universo...

Gracias tita inma x esta pagina,sin duda,un regalo para los sentidos,que sepas q derrame lagrimas leyendo algunos de tus escritos...

Muchos besos de Maitechuuu...(Volveré,jejeje)

INMA VALDIVIA dijo...

¡Ay! querida sobrina, como nunca dejas mensajes no he podido invitarte a mi teé con hierbabuena con el que hago los honores de la primera visita pública, porque visitas que no dejan mensajes las hay, y muchas. Me constan y lo sé. Pero sólo quien se atreve a dejar constancia de su llegada le reconforto con este teé con hierbanuena.
Grandes besos Maitechu con la esperanza de que sigas volviendo.

mos dijo...

Pues qué quiere que te diga. Qué pedazo de familia la tuya. Y el escultor un artista total.

Que conservéis siempre esa tradición. Ese es el verdadero espíritu de la Navidad.
Lo demás son tonterías.
Un saludo sincero de Mos.

INMA VALDIVIA dijo...

mos... sí, un pedazo que ya tenemos que acudir a retaurantes para reuninos porque no cabemos en ninguna casa.
Saludos con el deseo de que a tí tambien te vaya muy bien con los tuyos.

America dijo...

Como siempre tus relatos me encantan,que reunion,sabor a tradicion....aquellas que no debemos perder para no dejar escapar la memoria familiar....Me pierdo un rato y mira lo que encuentro..me tomo un te contigo y sigo mi camino....Feliz Navidad..y prospero año nuevo....America.

INMA VALDIVIA dijo...

Al principio en casa de nuestros padres, luego cuando ya no cabíamos en cualquier rinconcito andaluz ¡disfrutaban tanto ellos!... y ahora que no están nuestros progenitores, estas reuniones no sólo se convierten en encuentro familiar, sino en homnaje a sus personas.
Feliz Navidad para tí tambien america.