jueves, 31 de enero de 2008

Vencedores. Vencidos. Cazadores de audiencias

fotos internet


Si le dijeran que un autobús navegaba por el agua y un submarinista bajaba a socorrerla lo creería. Lo creería porque quería creer todas las tablas de salvación que se acercaran, ella ya no tenía ni fuerzas ni ganas de seguir luchando. El miedo se apoderaba de cada cabello, de cada latido caliente, y hasta el sudor exhalaba ese vaho apocalíptico, penetrante y acre de la rendición de la sangre. Todo era confuso, los improperios de él se mezclaban vilmente con arrepentimientos ¿Qué había hecho ahora? ¿A qué venían aquellos golpes? Tal vez se lo mereciera por no aceptar su amor frente a millones de espectadores en el Diario de Patricia, tal vez, su novio llevara razón y era la más infame de la mujeres, tal vez, los cazadores de audiencias bendecían su infierno ante la muchedumbre, circo romano del siglo XXI ávido de emociones fuertes, pero ella, Svetlana, ya no podía soportarlo más. Tantas veces arrepentida intentó cambiar, tantas recibió un castigo injusto.

Sus sutilezas, sus burlas, sus insultos… los golpes e improperios ya eran lo de menos porque ahora, después de haberlo abandonado, después de sacar fuerzas de no sabía donde delante de aquellas cámaras televisivas, Svetlana volvía a revivir ese infierno amedrentado de quién conoce la realidad apostando por rehacer su vida dándose cuenta que ella no era culpable de nada, ahora que estaba consiguiendo liberarse de ese síndrome de estocolmo provocado por el falso amor de un hombre que no la merecía, en las escaleras de su piso y sin previo aviso, siente la vida que se le vacia a borbollones espesos por la garganta mientras él, cuchillo en mano y enardecido por las masas, por un instante la mira, y le asesta la última puñalada.
© Copyright.2005-2008 Inma Valdivia. Todos los derechos reservados.
blog-feed.g?blogID=20080040

5 comentarios:

mos dijo...

Lamentablemente nuestro país está lleno de historias como ésta. Y parece que no tiene fin. Nosotros sólo podemos denunciarlo con nuestros escritos desgarrados como es el tuyo.
Cualquier mujer tiene derecho a amar y ser amada. Nadie merece que su vida sea un infierno lleno de lágrimas y sinsabores.
La sociedad debe ponerse del lado de los indefensos y denunciar a cualquiera que cometa violencia de género.
Gracias por este escrito y por tus visitas y comentarios. Gracias Imma por tu sensibilidad y por tus relatos sociales.
Un saludo sincero de Mos desde la ESFERA.

mos dijo...

Escríbenos, si quieres, al correo de la ESFERA y mándanos un relato o un poema que te guste a ti especialmente. Que estés orgullosa de él y lo publicaremos en nuestro blog dentro de la campaña de promoción de artistas de la palabra que merecen ser leidos y conocidos. Es una invitación que te hago personalmente. Aunque luego el grupo es el que decide todas las sugerencias democráticamente. Pero sé el valor que tiene lo que escribes y es positivo para todos que la red sepa lo que hacemos.
Un saludo de Mos desde la ESFERA.
Yo escribo, sobre todo, relatos sociales que denuncian situaciones difíciles como ésta. Y el tuyo me ha parecido muy bueno.
Hasta pronto.

CUCHHHI dijo...

un maravilloso blog, te revisitaré...
besos Inma.

goloviarte dijo...

he otorgado tres estrellas a tu blog en http://lasestrellasdeaquiestatublog.blogspot.com
pásate por el blog y mira algo de publi,eso valora mi trabajo,gracias

América dijo...

Si,si alguien podia esribir y resumir tal horror eres tu,como te comento constantemente,felicitaciones por poner tu talento en favor de situaciones tan dificiles ,inexplicables,y absurdas,me quede de una pieza.... conmovida ....Un abrazo.America.