jueves, 17 de enero de 2008

Siento miedo

foto de internet

Apenas un hilo de aire entra en los pulmones, los oídos, con una sensación propia de mucosidad me dejan esa sordera que ni el sonido de las teclas se me antoja perceptible, como lejano eco acude algún ronroneo de palabras del televisor que, en el salón contiguo, mi suegra ve con cierto ahínco porque es su programa favorito, chismes y cotilleos de famosos, lo último en modas de vestir, y algún que otro corazón roto por desamor, cuernos por un tubo, o, reproches y riquezas a los cuatro vientos.

Y es que, en estos días los clines, tisanas, Vicks VapoRub, paracetamol y el jarabe expectorante se han apoderado de mí junto a una lavadora estropeada, un lavavajillas que da aguas, y un coche (mis pies y mis manos en éste lugar apartado del pueblo) negado definitivamente a funcionar, todo esto sin contar que la tubería del agua caliente lleva días amotinada dejando su reguero escurridizo por los azulejos del lavadero como si las travesuras sudorosas de la bruja avería se empeñaran en robarme: salud, ánimo, y economía.
foto internet

Dicen que hay muchas formas de ver las cosas, muchos ángulos y demasiados vasos medio llenos o medio vacíos, también dice el refranero: Dios aprieta pero no ahoga, yo no sé si será algunas de esas cosas pero lo que no cabe duda es que parte del pensamiento positivista de mi madre lo llevo en las entrañas porque desde que voy a la Escuela de Escritores todos los lunes, en el portal me encuentro al mendigo de barba desaliñada que cuando salgo ya permanece enfundado en una bolsa azul, cremallera cerrada, como un bulto de desperdicio social encima del cartón tendiendo su denuncia a lo largo de una acera fría e indiferente. Y hoy más que nunca siento miedo, no del lavavajillas estropeado, ni del coche roto, ni mis clines, sino de que acostumbrada a ver al mendigo, llegue hasta a olvidar que en aquel rincón de la Escuela de Escritores tiene su casa un hombre, una persona, en una bolsa azul sustentada en los cimientos de ésta sociedad que retrocede volviendo a engendrar miserias y pobrezas, hasta rebosar por el vientre de sus calles.


© Copyright.2005-2008 Inma Valdivia. Todos los derechos reservados.
blog-feed.g?blogID=20080040

8 comentarios:

goloviarte dijo...

magnifico blog,te invito a que visites mi modesto blog para puntuar a otros blog y participar con el tuyo,te dará a conocer un poco mas
gracias
aquiestatublog.blogspot.com
perdona por usar los comentarios

INMA VALDIVIA dijo...

Nada que perdonar goloviarte, ¿para qué están los comentarios? para ser usados por supuesto, y dando por supuesto que acptarás mi teé con hierbabuena con el que acojo a quién me visita por primera vez, te dejo la tetera para que sirvas, si quieres, hasta terminarla, mientras yo paso a vitar tu casa, y hablando de modestia creo que ésta también lo es.
Vayan para allá mis saludos literarios.

mos dijo...

Lo de la gripe y los catarros está a la orden del día. LO de los mendigos, también.
Forma parte de la sociedad. De eso que no queremos ver pero que está. Forma parte del progreso y la prosperidad.
Te comprendo por ese miedo que sientes. Esa sensación de que esa vista pueda, un día, serte indiferente.
Hasta pronto Imma.
Un saludo de Mos desde la ESFERA.

mos dijo...

La puta realidad cotidiana. Eso que nos remueve y nos duele y que sigue estando ahí.
Gracias por tu reflexión y buen hacer.
Saludos de Mos desde la ESFERA.

INMA VALDIVIA dijo...

Si, puta realidad cotidiana Mos, que me ha tenido apartada unos días sin poder contestarte. Asuntos de salud y trabajo confundidos con algo de técnica estropeada han sido consecuencia de éste silencio.
Pero ya estamos aquí recuperada y con fuerzas para seguir batallando.
Saludos para tí Mos, y para la Esfera.

imagine dijo...

Hola Inma!!!
Bueno, vuelvo a leerte después de un tiempo de parón personal.Yo también ando con gripe y la sensación de que mi "chip" se ha fundido por alguna parte. Me alegra leer que acudes a la Escuela de Escritores todos los lunes...imagino ha de ser una experiencia grandiosa para quien disfruta de escribir tanto como tú.
Ánimo!! Yo se que llegarás lejos: siempre me ha encantado todo lo que escribes... y espero que cuando te hagas famosa sigas recordando a quienes te leimos por primera vez desde internet.
Un abrazo y a seguir luchando!!!
imagine

INMA VALDIVIA dijo...

¿Famosa?, ¡No, por Dios!Imagine.
Sólo aspiro a trabajar apasinadamente y ser leida. Reto duro, meta que con ahinco persigo en la que cada día descubro más lo insignificante que es una en este maremagnu donde para considerarsete (si es que se vale en algo) la novela es primoridial.
No puedo jurar y perjurar de éste agua no he de beber porque el caminto es largo y aprieta la sed, pero ni está dentro de mi condición, ni nunca ha entrado en mis proyectos olvidarme de los amigos, de los compañeros que tanto me habeis dado, es más, algunos de ellos que veo no escriben ya en blog, sus letras fueron inspiradoras para aportar yo otras en éste mundo mágico.
Aunque no deje notas, suelo visitaros cuando el tiempo me lo permite porque el aprecio que os tengo es tan sentido, que todos formais parte de mi como la mismas ilusiones que me empujan.
Por ahora, sólo me queda trabajar pensando siempre que no me olvidareis como yo no me he olvidado de vosotros. Nos unen demasiadas cosas, no te parece.

Besazos amiga imagine, ahora mismo vamos a tomarnos nuestro teé con hierbabuena, con ánimos de mejorarte esa gripe.

América dijo...

Aqui tu lectora incondicional exitos....los cuales seran muchos!!!!