miércoles, 30 de abril de 2008

Un año y... (a mi madre)

mi madre. foto creación familiar


Levemente la luz fue disipando tinieblas para dejar su bruma oscurecida como un duelo rozando la memoria. ¡Cumpleaños! Un cumpleaños de no felicitaciones donde la realidad, la puta realidad me sumerge en sus entrañas lanzándome contra el día a día como guiñapo de tiempo fragil en el que ni percibo que somos un grano más del engranaje del mundo, de la vida, de esta humanidad perpetua a costa de nuestra efímera existencia.

© Copyright.2005-2008 Inma Valdivia. Todos los derechos reservados.
blog-feed.g?blogID=20080040

3 comentarios:

LaClau dijo...

Inma,
Te envío un fuerte abrazo. Entre las líneas del no festejo aparecen tu fuerza y tristeza escondidas.
Tienes toda la razón, nuestra existencia es efímera...y única. No lo olvidemos.

mos dijo...

Cuando se pierde a un ser querido, hay cumpleaños que ya no se cumplen, que no se celebran; pero se recuerdan. Y nos viene la imagen, casi real, de ese ser querido.
Yo me quedé sin madre cuando tenía catorce años. Todavía hoy siento el cariño que me daba, la protección, el desprenderse de algo para darlo a los suyos, el amor que ponía en todo. Para mí era una gran mujer. Y hubiera sido feliz viéndome casado, conociendo a sus nietas, pasando las navidades juntos y pasando la vida en familia.
Pero todo acabó muy pronto para ella. Aunque ella sabe que la querré siempre. Aunque yo sé que ella me ve, me vigila, me protege y que me querrá siempre.
Me duele pensar que haya gente que "pasa" de las madres. Tal vez porque yo no pude tenerla el tiempo que hubiera querido. tal vez porque el amor de una madre hacia sus hijos es lo más grande y desinteresado que hay.
Benditas sean las madres.
Un saludo de Mos desde la ESFERA.
P.D. Puedo cerrar los ojos y sentir cualquiera de los abrazos que me daba mi madre.
Madre, ojalá estuvieras aquí.

América dijo...

Amiga ..Un abrazo por tan sentido post,todos los que se nos van,viven por siempre en nuestro corazon...........