viernes, 16 de enero de 2009

INTEROGANTES

foto de internet.Si al proietario le molesta, sólo con informarme será retirada.
Le pregunté al viento qué es del hombre,
y el viento voló lejos silbando entre los árboles.
Le pregunté a los viejos qué es del hombre,
y los viejos se enterraron en sus féretros.
Le pregunté al cielo donde está el hombre,
y el cielo se ocultó entre las nubes.

Se desgarró mi garganta en un silencio
con apariencias de nácar.

Me asomé a las cartas para adivinar el futuro
y las cartas lloraron en la mañana.
Me asomé a los dados preguntando por los niños,
y los dados se perdieron en un hoyo.

Busqué en la casa de los astros
la naturaleza y su destino,
y los astros se ocultaron en el vacío.

Preguntá a la bola de las brujas
por la desaparición de las armas,
y la bola de las brujas voló en una escoba.

Estudié en las rayas de las manos
el porvenir del hombre y los ancianos,
pero mis ojos, se horrorizaron.
© Copyright.2005-2008 Inma Valdivia. Todos los derechos reservados.
blog-feed.g?blogID=20080040

3 comentarios:

Luz de Gas dijo...

PAZ

Arruillo dijo...

Habrá que seguir confiando en el hombre para que esas armas dejen de existir y algún día podamos tener de verdad un mundo en paz.
Un abrazo de Pepe Rodríguez

Raúl dijo...

El hombre, es el fruto de su propia pesadilla.