lunes, 2 de octubre de 2006

La parálisis del Alzheimer

foto creación familiar






Nadie puede decir que el sol no es sol ni el agua: agua; pero igual que al mercurio se le encierra en barritas de cristal para medir la temperatura, los escritores se pierden en la parálisis del análisis, del método, de formas verbales y subjuntivas custodiando palabras al abrigo del deseo. Quizás ese fuera el detonante, la renuncia de la inercia que, poco a poco, me fue llevando a confundir la realidad con la ficción, y ahora, ahora miro los bigotes de los libros, sus título y cuatro páginas, considerando que ya están archivados en la esfera de mi cabeza, porque antes, ¿antes de qué?...
…¡Ah! sí, antes del Alzheimer, calibraba hasta el último resquicio de mi pistola reconociendo el calibre de las balas, midiendo exhaustivamente el objetivo vanagloriándome de mi buena puntería.

Quizás no sean cosas de armas de fuegos, trueques, guerras, o letras; quizás no sea cosas de cauterizar heridas, sino que más bien, los cuatro momentos en que mi mente se despierta dejando esa conciencia al descubierto “la de enfermo, la del anubarrado”, sean los momentos verdaderamente inciertos. Y los otros, los del perdido entre alambres mustios y sentimientos desconocidos: lo valioso, lo auténtico; entramado y mentira de mi cordura.



© Copyright 2005-2006 Inma Valdivia. Todos los derechos reservados.
blog-feed.g?blogID=20080040

2 comentarios:

byrongio dijo...

Estimada Inma, para mi forma en la vida tenemos etapas que vivir y superar, de todo se aprende algo dicen? sinembrago en lo profundo de las ideas y pensamientos todos tenemos un corazón que late al compaz de un alma que siempre está clara y en comunion con el universo entero... antes? y despúes? pues en ese lapso le hago llegar un abrazo grande de este su amigo muy pero muy lejano je,je

Abrazo

INMA VALDIVIA dijo...

Mi estimado byrongio, como te habrás dado cuenta, de un tiempo a esta parte suelo visitar y contestar en las paginas de mis vecinos, pero hoy no puedo resistirme a mandarte éste abrazo uniendo los continentes.
Ya sabes que se te aprecia por el barrio y espero tu visita.
Abrazos